7. Nuestra Señora del Pueyo

Home / Ruta de Sanjosemaría / 7. Nuestra Señora del Pueyo

Este monasterio es muy frecuentado por la gente de toda la Comarca, y también lo fue por la familia Escrivá – Albás.

El templo es de  estilo es gótico primitivo, muy popular al sur de Francia. Es del siglo 13. Según los expertos la construcción de la nave debe fijarse entre el 1275 y 1300.

 

En 1680 se amplió el templo con la construcción del ábside en estilo neoclásico, propio del Renacimiento. Se colocó un retablo barroco y un siglo después Diego Gutierrez (Dieguillo) pintó en la cúpula el juicio final, que el tiempo deterioró notablemente y finalmente en “plena orgía iconoclasta y antirreligiosa” se quemaron en medio del ábside las imágenes del retablo (de 1680) y todo lo que se pudo, incluso la misma imagen de la Virgen del Pueyo, que era con toda probabilidad del 1400.

Camarín de la Virgen de El Pueyo. Detalle del Vitraux de la Santísima Trinidad allí presente.

Es pequeño, de figura rectangular, con los cuatro ángulos achaflanados, decorada profusamente, gracias a la generosidad de un caballero español, don Marcelo de Aísa. La obra decorativa se hizo a finales del siglo 18 siendo muy posiblemente de Francisco Bayeu o del citado Dieguillo. La diputación de Aragón se hizo cargo de la restauración de estas pinturas, que representan a las cuatro virtudes cardinales en los ángulos (prudencia, justicia, templanza y fortaleza) y cuatro pasajes de la vida de la Santísima Virgen en los cuatro prismas del techo (Anunciación, Visitación, Nacimiento y Adoración de los Reyes Magos).

El monumento funerario de los mártires benedictinos de El Pueyo.

A la derecha de la puerta principal nos encontramos con un pequeño y sencillo monumento funerario, inaugurado el 20 de julio de 1975. Es un recuerdo de los 18 monjes Benedictinos que fueron inmolados por odio a la fe en el año 1936. Es un elegante arcón de piedra natural de Novelda en el que se depositaron dos cajas de madera noble. La de la izquierda contiene los cráneos y la de la derecha los demás restos de los monjes martirizados.

Ninguna iglesia de la diócesis sufrió tanto la persecución del 36 como la de Barbastro, con ser una de las más pequeñas: el obispo 114 sacerdotes (casi el 90 por ciento del clero); 51 misioneros claretianos, 9 escolapios, 18 benedictinos, muchos seglares (entre ellos el beato “El Pele”).

Monumento de los mártires de El Pueyo. En el interior de la urna se conservan las reliquias de 15 de los 18 benedictinos mártires.

 

Escribe aquí tu búsqueda

Coso1RUTAS-Foto Iglesia Sanjo2